Turismo radiactivo en Chernobyl

¿Está el mundo tan loco como para aceptar la promoción del turismo en Chernobyl? ¿Se convertirá la catástrofe en un reclamo para turistas?

En 1986, la U.R.S.S. padeció la mayor catástrofe nuclear de la Historia. Una explosión en la central de Chernobyl liberó cuatrocientas veces más radiación que la registrada en Hiroshima tras la bomba atómica. Hubo miles de muertos y se arruinó un amplio territorio de Europa Oriental.

Turismo en Chernobyl

Veinticinco años después del desastre, Ucrania pretende convertir en reclamo turístico los treinta kilómetros de exclusión alrededor del reactor 4, causante de la debacle. Chernobyl recibe turistas desde hace ya algún tiempo. Pero la intención del gobierno ucraniano es promocionarlo para atraer a los aficionados que acudan a la Eurocopa 2012, a celebrar en esta república ex-soviética y en Polonia.

¿Por qué visitar Chernobyl?

Reflexiono sobre el asunto: ¿me gustaría ir?

  • No puedo negar que me intrigaría observar el sarcófago que recubre el reactor 4.
  • No creo que me impresionaran los cementerios de vehículos militares afectados por la radiación.
  • Sin embargo, disfrutaría las áreas forestales donde fauna y flora han recuperado un territorio sin presencia humana.
  • Mi curiosidad morbosa rebosaría al adentrarme en las ciudades soviéticas abandonadas, como Pripiat, la localidad mas cercana a la central, que desalojó a sus 48.000 habitantes un día y medio después de la tragedia.
  • Me aterrarían las áreas de alta radiactividad, sembradas de las lúgubres señales triangulares amarillas. Aunque por fortuna, están vetadas al público. Además, los organizadores de la visita atómica aseguran que no existe ningún riesgo, siempre y cuando se sigan las instrucciones: poco más que evitar ingerir alimentos en la zona de exclusión y aceptar la limpieza radioactiva posterior.

En definitiva, debo reconocer que si yo fuera un aficionado de la Uefa Euro 2012 en Ucrania, y me ofrecieran ir a Chernobyl, probablemente aceptaría. Y sería deplorable, pues añadiría así una nueva etapa a mi listado de turismo macabro, tras acudir a los campos nazi de exterminio de judíos, las catacumbas romanas o los cementerios monumentales del Desembarco de Normandía (aunque esas fueron visitas laborales).

Pero si tengo que pensar en mis vacaciones, no me busquen en “La Zona Muerta. Si eso, ya me espero a que abran Fukushima.

______________________________________

Algunos otros enlaces interesantes:

  • No dejes de leer la excelente crónica de la visita a Chernobyl y la explicación de aquel desastre nuclear en “3 viajes al día“.
  • Album Flickr de drmonowsky con más fotografías de Chernobyl.
  • Reportaje de Informe Semanal sobre la zona de exclusión.

Deja un comentario