Viajar puede ser más barato que quedarte en casa

      Comentarios desactivados en Viajar puede ser más barato que quedarte en casa
Si piensas que viajar es caro, incómodo y peligroso, no seré yo el que te levante del sillón. Pero si aceptas mi opinión, estás perdiendo una gran oportunidad para ser más feliz, ya que viajar te enseña a valorar más lo que tenemos, a respetar al prójimo y a disfrutar de nuestra vida, entre muchas otras ventajas. Si estás dispuesto a echarte la mochila a la espalda y salir a la carretera, sigue leyendo.
 
Se alegan habitualmente estas razones para no viajar:
     A. Miedo: el mundo es un lugar peligroso.
     B. Pérdida del confort: como en casa en ningún sitio.
     C. Economía: viajar es caro y no me lo puedo permitir.

Rebatir esas cuestiones es el objeto de este post, en concreto la última razón: ¿es más caro viajar que quedarte en casa? Piensa en las siguientes dos ideas sobre el coste de los viajes:
  1. En términos de rédito personal, un viaje ofrece un placer duradero, disfrutándose antes, durante y después -incluso mucho después- de realizado.
  2. Si estás hablando de coste económico, dinero contante y sonante, un viaje puede ser tan barato como tú quieras, hasta el punto de que incluso puedes ahorrar dinero mientras recorres el mundo.
 
Concentrémonos en el segundo punto. ¿De veras puedes gastar menos viajando que en casa? Absolutamente, yo tengo mi propia experiencia que lo demuestra: vivía en Londres cuando subalquilé mi habitación durante dos meses, y con el dinero no gastado del alquiler recorrí la India. Además, los costes que tiene vivir en Londres (incluso para alguien espartano que tome pocos transportes y se alimente frugalmente) son muy superiores a los de Asia, por lo que en esos dos meses conseguí gastar menos dinero viajando que si me hubiera quedado en Inglaterra.
 
¿Cómo puedes lograr la fórmula mágica, la fórmula que permite que viajar sea más barato que estar en casa? Hay tres gastos que debes controlar, y si esos tres conceptos están bajo control, viajar será tan costoso como tu quieras, y por tanto, incluso más económico que quedarte.
 
¿Qué tres conceptos debo controlar para viajar barato?
  1. Transporte: cómo moverte?
  2. Alojamiento: donde dormir?
  3. Manutención: qué comer?
 
No debes ser valiente, ni rico, ni tener un don especial para viajar. Sólo tener en cuenta que controlar estos tres conceptos será lo que te permita viajar prácticamente sin dinero.
 
Transporte:
  1. Moverte en autostop. Nunca pagar por el transporte. Esperar hasta que alguien te recoja y te lleve hasta el siguiente punto. Si se hace largo y te aburres, lee, canta o mira el paisaje, pero ten paciencia porque tarde o temprano pararán y te llevarán. En ese momento comunica con el conductor, sé amable, y devuelve con tu sonrisa el servicio que te ofrecen.
  2. También puedes caminar o ir en bicicleta (hay un coste por tener una bici, pero sigue siendo barato). Creo que caminar es una de las mejores formas de conocer un territorio. E ir en bici es lo más parecido que existe a andar. Pero es obvio que ésto no va a llevarnos muy lejos. Así pues combinaremos los dos primeros métodos.
  3. Trabajar a cambio del transporte. No es fácil que lo encuentres, pero podrías cocinar en un barco o descargar camiones a cambio de que te lleven.
Alojamiento:
  1. Couchsurfing: no sólo es gratis, lo mejor es que te da otra perspectiva sobre la ciudad que visites, permitiéndote el contacto con los locales. Es el autostop del alojamiento.
  2. Camping: acampar no cuesta nada, puedes dormir en un parque si estás en una ciudad. Y en el caso de ir a un establecimiento campista, los precios por poner una tienda suelen ser muy asequibles.
  3. Una vez más, trabajo a cambio de alojamiento. Es más sencillo encontrar un trabajo a cambio de una cama que a cambio de transporte. Utiliza tu imaginación para crear ese “puesto de trabajo” más que encontrarlo por azar. Proponte en una granja o en una bodega, y si ofreces algo útil a cambio, casi seguro que te permiten dormir allí, y en muchas ocasiones, incluso te ofrecerán la manutención.
Comida:
  1. Comprar comida en supermercados es lo más barato y puedes tomarla en un parque, sin gastar mucho. Huye de los restaurantes, o tu presupuesto disminuirá con rapidez.
  2. Extremos como recoger en restaurantes los restos de comida que aún están buenas, o los sobrantes del super, justo antes de cerrar. Personalmente no estoy por la labor, pero es una tendencia al alza entre los viajeros ultralowcost.
  3. Por tercera vez, trabajo a cambio de comida. Puedes ayudar en un restaurante, ya sea en la cocina o en la sala, y te darán un plato de comida sin pestañear. El problema puede ser hallar un restaurante dispuesto a hacerlo. Por ello, es más fácil que lo encuentres en establecimientos familiares y fuera de la gran ciudad.
 
No he comenzado el post diciendo que viajar barato fuera fácil, sino que puedes gastar menos viajando que estando en casa. Y creo que ha quedado demostrado que es así.
 
¿Tienes alguna experiencia de viajes que te permitieron ahorrar gastos que tenías en casa?